Mi Diccionario desvergonzado: Recarga, Dios, litio, astro, cabra, cabestro, auto, anciano,

Profesionalismo. Palabro que corresponde a la colonización francesa de los servicios públicos y de buena parte de la organización administrativa española, y cuyo significado aproximado es: “la imagen es superior al conocimiento”.

Pila.- 1. Curioso elemento de piedra, con un hueco central, que aún puede encontrarse en la mayor parte de las iglesias, en el que se escenificaba la ceremonia del perdón del pecado original de la humanidad, por el que el padre Adán se comió la manzana de Eva sin permiso,  de cuyo lamentable acto carnal nació Caín, que fue quien mató a Abel, el primer hombre bueno de la especie, con una quijada de asno (para más detalles, consultar libros especializados). 2. Pieza cilíndrica que se utiliza ocasionalmente por pares para accionar un juguete infantil o una antigua radio-casete, se compra indefectiblemente por decenas cuando se acude a un centro comercial y se almacena a centenares en los cajones de la casa, siendo arrojada finalmente al cubo de la basura doméstica junto al aparato al que estuvo destinada.

Recarga.- 1. Operación delicada por el que se introduce tinta en la pluma fuente heredada del abuelo o regalada en el homenaje despedida o jubilación, y que ensucia las manos, la mesa y la camisa del que la ejecuta, presagiando males mayores cuando se guarda el elemento de escribir en el bolsillo de la chaqueta. 2. Método teórico de reutilización del agua usada, que consiste en enviar el líquido a un agujero subterráneo que albergaba un acuífero que se ha sobreexplotado, y que comprobará su eficacia en aproximadamente un millón de años. 3. En el deporte de élite, truco efectivista por el que se oculta a la afición que un atleta está fuera de forma física, apelando a los abductores. 4. Cualquier procedimiento por el que se trata de volver una situación a su etapa anterior, lo que es imposible, pero no inútil.

Litio.- 1. Elemento químico que no tenía utilidad en el cuerpo humano hasta que se descubrieron sus posibilidades como placebo. 2. El ión del mismo elemento químico, componente esencial de las baterías que llevan su nombre, las cuales tienen muchas ventajas y algunos inconvenientes, cuya exacta valoración depende de los intereses imperantes en los sectores que las utilizan y de la mejora del conocimiento de los detractores.

Auto.- 1. Escrito judicial que, por regla general, no sirve para nada, salvo que no sea recurrido. 2. Vehículo de gran volumen, recuperado del desguace, que se utiliza en los desfiles conmemorativos de la emigración a América, y que, arrastrado por un tractor, sirve de escaparate a señoritas casaderas que arrojan flores y bombones a los transeúntes. 3. En las noticias periodísticas, manera de denominar a los coches cuando colisionan o atropellan.

Anciano. 1. Joven sin objetivos, por razones propias o de otros. 2. Persona de más de sesenta años atropellada en un paso cebra. 3. Envejeciente con pérdida de memoria próxima que recuerda con fidelidad exquisita las actuaciones en la que fue protagonista. Véase viejo.

Dios. 1. Con mayúsculas, ser superior, de naturaleza extraordinariamente activa y carácter ingenioso y complejo, de objetivos inexplicables y discreción inapelable, características todas que han facilitado el crecimiento del escepticismo respecto a su verdadera existencia; hasta hace pocos siglos, era habitual que las poblaciones humanas, conscientes de la complejidad y variedad de sus potenciales atributos, renunciaban a atribuírselas a una sola esencia, e imaginaban que se trataba de secreciones cósmicas especializadas, aunque inter relacionadas en el Olimpo. 2. Con minúsculas, situación en la que dice encontrarse quien ha comido demasiado o acaba de realizar una acción que le produce tanto orgullo como desinterés a los demás. 3. Invocación muy utilizada en la Historia como pretexto para invadir tierras y sojuzgar o aniquilar poblaciones, acudiendo incluso a pretendidos mandatos de la metafísica.

Astro. 1. Cada uno de los puntos luminosos con los que se tropieza la vista en una noche de verano con cielo despejado cuando se mira al más allá, y cuya contemplación promueve el sentimiento de pequeñez, lo que puede resultar reconfortador o inquietante, dependiendo desde qué perspectiva se contemplen. 2. Persona que ha obtenido aclamación popular como consecuencia del desinterés general hacia la lectura y la conversación inteligente.

Asco. 1. Sentimiento íntimo que experimentan muchas personas al descubrir un ofidio, un mustélido o que la persona en quien confiaban les ha estado mintiendo para robarles. 2. Lo que da el que carece de todo a quien no merece lo que tiene.

Velcro. Invento genial que recoge la suciedad de cualquier bolso o carpeta y que, en lencería es sustituto ventajoso del enganche que servía para cerrar los sujetadores a la espalda, pues es  muy fácil de abrir.

Bastión. Fortaleza inexpugnable, hasta que era conquistada, momento en el que pasaba a tener vocación de ruina, yy que, en España, es considerado monumento nacional durante varias décadas, hasta su desplome definitivo.

Cabra. 1. Animal muy sufrido, que se alimenta de hierbas sin valor, y que, si es hembra, produce una leche de fuerte sabor y hedor, que es la base de los quesos de cabra, cuyo componente principal es, sin embargo, la leche vacuna. 2. Persona que hace cosas extrañas, como, por ejemplo, tirarse al monte, estudiar chino (siendo europeo) o escribir una novela contando la historia de la familia.

Cabestro. 1. Dícese del que tiene un comportamiento singular, y se empeña en realizar una acción contra el reproche general, por lo que, en el caso especial de que tenga éxito –lo que los demás tratarán de evitar con todos los medios- será denominado cabezón o testarudo.

Castidad.- 1. Virtud muy difícil de encontrar en la actualidad, pues resulta mucho más entretenida la lujuria, que crece en los mismos o parecidos lugares y no necesita de cuidado alguno. 2. Promesa de mantenerse ajeno a los placeres carnales relacionados con el sexo, entendidos como pecaminosos que, en los raros casos en que se cumple, propicia el desarrollo de otros placeres que no se consideran pecado, sin que se conozca la razón.

Mi Diccionario desvergonzado: analfabeto, conmoción, olvido, ayer, barra, nivel, esperanza, marido, hijo, hospital

Analfabeto.-1. Persona feliz que ignora que es necesario saber leer y escribir para llegar a ese estado. 2. En la era digital, retrasado tecnológico, que se jacta de que solo usa el iphone -léase aifón- como teléfono.

Conmoción. 1. Calificación del efecto del suceso -generalmente, local, y posiblemente, deportivo- que ocupa la primera página de una publicación y que es comentado a la hora del café. 2. Estado de ánimo por el que resulta justificado no manifestar ninguna emoción.

Olvido. 1. Pretensión inútil de que un agravio quede borrado para siempre de la memoria de quien lo sufrió. 2. En el espacio virtual, formulación retórica de un derecho imaginario. 3. Forma de protección que ha desarrollado el cerebro humano para controlar el paso del tiempo, y que se pierde memoria de los errores propios.

Ayer. 1. Cualquier día de hace bastante tiempo, en el que se sitúa un acontecimiento del que el que lo cuenta ha sido testigo o protagonista. 2. Junto a mañana, emparedado temporal en el que transcurre la vida.

Barra. 1. Lugar con bebidas alcohólicas que suele pagar un abstemio en donde se acumulan los varones en una celebración. 2.  Metal oxidado que se utilizaba en la construcción, antes de la crisis. 3. Adminículo con el que las mujeres se refuerzan el tono de los labios, siempre con más intensidad de lo que gustaría a sus parejas, y que es el único objeto que utilizan de su bolso.

Nivel. 1. Etapa de una enseñanza reglada que conduce al siguiente paso,  dentro del objetivo pretendido, y cuya utilidad práctica se cuestiona en cada cambio de gobierno. 2. Instrumento de cierta complejidad que era utilizad0 por el capataz de un equipo para dilucidar si un suelo era horizontal, antes de colocar las baldosas que lo convertirían en inclinado.

Esperanza. 1. Deseo sexual que no tiene correspondencia, pero consume energías y tiempo. 2. Exhibición de seguridad por parte de quien ha hecho una especulación arriesgada, apelando a la complicidad del azar.

Marido. 1. En la pareja homosexual, aquel que lee el periódico o ve la tele mientras el otro cocina. 2. Manera arcaica de referirse al varón por parte de la mujer casada.

Limpia. 1. Desempleado de larga duración que gana algún dinero en la calle embetunando zapatos de gente a la que le importa un comino. 2. Dícese de la mujer que mantiene su casa y enseres como los chorros del oro, cuando no se le quieren encontrar otras virtudes.

Hospital. 1. Lugar de domesticación del ser humano, en donde cualquier paciente tiene el derecho a recibir una respuesta ininteligible y a ser operado con escrupuloso respeto a la legalidad vigente. 2. En las ciudades grandes, complejo de difícil acceso, provisto de cafetería y tanatorio, al que se acude con bombones, ramos de flores y ositos de peluche.

Hijo. 1. Criatura que prolonga una especie, y que, en los humanos, durante mucho tiempo se creía que traía un pan bajo el brazo, a pesar de lo fácil que hubiera sido comprobar la falsedad. 2. Dícese del yerno, cuando está presente.

Tienda. 1. Lugar regido por una familia oriental, en el que hace un par de décadas había un tendero, en el que no se fía, pero se puede encontrar a cualquier hora todo lo necesario hasta el día de mañana. 2. Conjunto de varillas de metal y tela impermeable que es muy difícil montar las primeras veces, resultando útil para entablar discusiones acaloradas con los colegas de una excursión al campo y que, cuando se aprende a utilizar, ya no se necesita.

Mi Diccionario desvergonzado: plaza, cenizas, opción, arroz, cocido, misa, voto, socialismo, liberal, eminencia

Plaza.-1. Lugar en donde se hacían en España y en otros países de su mismo entorno, espectáculos culturales de maltrato a hombres y animales, que incluían la incineración y la perforación del cuerpo con hierros, y que aún gozan de cierta aceptación. 2. Sitio típico en el que se pueden comprar hortalizas, huevos y frutas, a precios ligeramente superiores al de los supermercados, con la ventaja de no tener fecha de caducidad. 3. Zona céntrica de una ciudad en la que se concentran las manifestaciones de protesta; son famosas las de la Puerta del Sol y la Grand Place de Bruselas.

Cenizas. 1. Lo que se cae del puro encendido sobre la pechera del fumador, haciendo agujeros característicos. 2. Restos de un difunto cuyo titular ha ordenado ser incinerado, con el deseo, no siempre cumplido, de que sean dispersos en el mar o bajo un árbol concreto. 3. Mujeres a las que en su círculo de enemistades se atribuye, sin fundamento alguno, que traen mala suerte porque pronostican lo que debe ocurrir indefectiblemente.

Opción.1. Cada una de las maneras de presentar un mismo resultado, para que alguien elija lo que le parezca más adecuado a su ignorancia del tema. 2. Forma de pagar una hipoteca que se está seguro de poder cumplir cuando se escucha al vendedor del bien, mueble o inmueble, y que, cuando se demuestra inviable con el tiempo, nunca falta quien nos explique nuestro error.

Arroz. 1. Gramínea que fue muy apreciada en China y que actualmente es venerada en Occidente como base para unos canapés cubiertos con algas, cuya comestibilidad depende en gran medida de la salsa que se acompaña. 2. Junto al azafrán, el principal constituyente de la paella valenciana, plato que tiene tantas maneras de elaborarse como cocineros. 3. De forma figurada, dícese que se pasa cuando se ha perdido una oportunidad que nunca se ha tenido.

Cocido. 1. Asunto de interés que se trata entre pocas personas, con el propósito de beneficiarse de lo que amañan o cuecen. 2. Cualquier plato que lleve garbanzos,  siendo muy popular en Madrid, el que se hace con bacalao y espinacas -que se llama desarme, en memoria de no se sabe bien qué- y, en el resto del España, el madrileño, que lleva siempre lo que haya más a mano.

Misa. 1. Ejercicio gimnástico destinado a la tercera edad con un programa muy rígido, dirigido por un monitor experimentado. 2. En la expresión “no saber de la misa la media”, se indica que alguien no tiene ni puta idea de algo, de forma más elegante.

Voto. 1. Expresión individual por la que una parte de la población manifiesta periódicamente su ingenuidad en que lo que nos sucede tenga algún remedio. 2. Papel doblado en blanco, o con nombres reales o imaginarios,  que se recoge en una urna o un sombrero, y que se destina típicamente para elegir a quien ocupará un cargo honorífico, previo a su recuento; es también característico que todo candidato escriba su propio nombre.

Socialismo. 1. Invento genial para contentar provisionalmente a la población descontenta, haciéndola creer que participa en la modificación de un panorama inmutable. 2. Doctrina en constante mutación, muy dependiente de los intereses y capacidad de su grupo dirigente para captar la situación de la mayoría, a la que siempre se acaba decepcionando.

Liberal. 1. En los Estados Unidos, tipo que cree que hay que dejar que cada cual desarrolle su iniciativa, porque eso beneficiará al conjunto. 2. En Europa, y especialmente en España, persona reputada de reaccionaria por socialistas, comunistas y ácratas, a la que se atribuye la creencia en que la libertad de mercado es la única manera de sacar de la pobreza a los que no tienen otra iniciativa que trabajar por cuenta ajena.

Eminencia. 1. Obispo, catedrático, o persona que alardea de poseer una cultura superior, y que está convencido de que no se equivoca nunca, habiendo convencido a otros de esa cualidad fantasiosa, por lo que le hacen la pelota. 2. Autoridad provisional en un tema, hasta que se descubre que lo que argumentaba era falso, pero que ha permitido avanzar a la ciencia hasta el siguiente error.

(continuará)

 

Mi Diccionario desvergonzado: cortina, velo, agua, genio, evasión, cuerpo, cinismo, ciencia infusa, cacharro,

Cinismo. 1. Forma de aparentar que se está de vuelta, cuando en realidad se está yendo hacia el lugar en donde se confía en la obtención de algún beneficio. 2. Teoría filosófica aún mal estudiada.

Cuerpo. 1. Agrupación de personas con la misma profesión u oficio, a la que se pertenece por obligación y de la que se desconoce lo que hace su junta directiva. 2. Parte del ser humano muy apreciada por los médicos. 3. Forma eufemística de referirse a un difunto por  las autoridades. 4. Manera de denominar a la mujer que se prostituye, por parte del impresentable que se sirve de ella, mediante precio o promesa.

Edificio oficial.- 1. Lugar en el que la mayoría pierde mucho tiempo esperando a que se le indique lo que le falta para que su pretensión sea atendida. 2. Construcción que se encontraba en ruinas o muy deteriorada, recuperada con dinero público y que sirve provisionalmente de sede a una actividad funcionarial hasta que se termine un complejo urbanístico que concentrará todas las administraciones, y que está pendiente de que se coloque la segunda piedra (y, claro está, las siguientes).

Ciencia infusa.- 1. Ignorancia ilustrada. 2. Capacidad que tienen algunas personas de adivinar cómo poner en funcionamiento un aparato o montar sin tener que volver a desarmarlo un mueble sueco, habiendo perdido las instrucciones o, incluso, con ellas delante.

Cacharro.- 1. Bebida alcohólica de contenido incierto, que se utiliza para mantener una mano ocupada en una reunión. 2. Vehículo de alta gama, así designado por su presuntuoso propietario, que suele terminar empotrado contra una farola. 3. Vehículo con el que nunca se está seguro de llegar a un destino y que no pasa la itv.

Vista.- 1. Cualidad que permite a quien la detenta evitar algún que otro disgusto. 2. Cualquier cosa, distinta de una pared lisa, que se vea a través de una ventana de una casa en venta o alquiler, según su propietario o agente inmobiliario.

Música. 1. Conjunto de sonidos que llegan al oído desde una fiesta de vecinos. 2. Argumentos a los que no se les concede ninguna importancia, que pueden adquirir incluso el carácter de celestial si provienen de alguien a quien no se aprecia.

Cortina. 1. Trapo sucio que cierra parcialmente la ventana en un hotel, como garantía de que el huésped dejará la habitación antes de las doce del mediodía. 2. Cuando aún no se habían inventado los estores (persianas de complicado manejo que suelen desplomarse de sus clavijas), forma elegante de denominar a los visillos.

Velo. 1. Patraña elaborada que cubre las verdaderas intenciones de un grupo empresarial  y que, cuando se levanta, deja al descubierto las miserias de la microeconomía. 2. Tela con la que los hombres de algunas religiones se cubren de ignominia, al tapar con ella el rostro de sus mujeres. 3. Complemento caro de un traje de novia, del que se suelen hacer pañuelos.

Agua. 1. Expresión de alivio en un juego infantil que, a diferencia de la guerra real, consiste en marcar casillas con cruces en el papel y no  sobre el terreno. 2. Recurso necesario para la vida, a la que se pone precio con diversas escusas, casi todas falsas. 3. Líquido contaminado que no debe beberse por ningún motivo, so riesgo de descomponerse.

Genio. 1. Niño pequeño al que sus padres y abuelos no han tenido ocasión de comparar con otros de su edad. 2. Expresión incontrolada de carácter, a la que se da suelta cuando se está en situación de superioridad.

Evasión. 1. Forma colectiva de divertirse que cuesta dinero y que se practica en la juventud. 2. Actividad desplegada por un recluso por la que verá aumentada su condena. 3. Tipo de literatura intrascendente en la que el argumento es el mismo, cambiando únicamente el lector.

(continuará)

Mi Diccionario desvergonzado: disposición, radical, adolescencia, declaración, fraude, monje, obra, parte, invento, énfasis, diseño, copia,

Disposición.- 1. Estado de ánimo de quien tiene serias dudas acerca de la utilidad que le reportará la actividad para la que ha sido convocado, y que será juzgada como buena o mala por quien le solicita la prestación, en relación con el coste que le signifique. 2. Atribución de cualquier derecho o prebenda, conseguida mediante artificio legal, que una autoridad se hace a sí misma o al grupo de poder al que pertenece.

Radical.- 1. Individuo que convierte las reivindicaciones legítimas de los demás en destrozos públicos, debilitándolas. 2. Signo que se ponía en ciertas operaciones matemáticas que se estudiaban en las escuelas de párvulos, antes de inventarse las calculadoras de bolsillo. 3. Que hace referencia a la raíz de una cosa, aunque no tenga nada que ver con ella; se aplica, sobre todo, para designar a quien defiende cualquier argumento sin admitir que se le lleve la contraria.

Adolescencia. 1. Etapa de la vida del ser humano que desapareció con las discotecas prime time (léase, práintáin). 2. En sentido figurado, edad del pavo, estado de inconsciencia que se prolonga, en particular en el varón, a lo largo de toda su vida.

Declaración. 1. Conjunto de palabras redactadas cuidadosamente por un prestigioso bufete de abogados por el que, según los casos, un personaje político, un empresario o un consorte de infanta o ella misma, niegan cualquier relación con delitos por los que se le investiga. 2. Relación de números que ocupan decenas de casillas numeradas en un formulario, cuyo sentido ignora o quiere ignorar quien lo cumplimenta, y que le será explicado de forma  desagradable por un inspector, de ser seleccionado para recibir esa lección particular, cuyo resultado previsible es desagradable.

Fraude. 1. Delito monetario que no era perseguido hasta época reciente, por lo que algunas familias y dinastías se hicieron con grandes fortunas y que algunos advenedizos reclaman como privilegio democrático. 2. Decepción causada por quien ha conseguido la confianza de otro, por no haber conseguido mantenerle en la ignorancia sobre sus verdaderas intenciones o capacidades.

Monje. 1. Entre estudiantes, dícese del que estudia para aprobar una asignatura que no pueda superarse mediante aprobado general, renunciando fiestas y jolgorios durante el curso. 2. Persona que se retiraba de la visibilidad del mundo exterior para pasar una temporada haciendo lo que le daba la real gana, entre personas con las que compartía, salvo excepciones, las mismas inclinaciones.

Obra. 1. Cualquiera de las producciones humanas, en especial, aquellas que se financian con dinero público, incluso las que son interrumpidas por falta de presupuesto; en las finalizadas, se coloca en lugar visible una placa en ella para recordar al principal beneficiario de la misma. 2. Los miembros llamaban así a una operación mercantil que tuvo gran éxito en España a finales del siglo XX, y de la que aún quedan restos sin influencia aparente.

Parte. 1. Papel firmado por el agraviado en el que se recoge de forma ininteligible la declaración de un agraviado por la comisión de un delito –generalmente, un robo o la pérdida de un monedero con la intención de que el seguro pague algo- en términos recogidos por un policía de mal humor, para que haga con lo que crea conveniente, que suele ser, nada. 2. Cada una de las porciones que se distribuyen a los que participan en un reparto de una herencia o cualquier pastel o empanada, y que siempre es más pequeño de lo que se esperaba a quien no está en el ajo.

Invento. 1. Producto de la imaginación o de la casualidad que llena de orgullo a quien lo posee y que, si no se actúa con precaución, puede conducir a la ruina. 2. Cada uno de los escasos hallazgos tecnológicos que han mejorado sustancialmente un proceso o artilugio, realizados por genios venidos de otras constelaciones mentales y que han servido para enriquecer a unos pocos y entontecer a la mayoría, al elevar su nivel de dependencia.

Énfasis. Manera de llamar la atención, utilizada en política, sobre aquellos aspectos de un discurso en los que se cuenta una milonga.

Diseño. 1. Estudios muy complejos, realizados en Escuelas apropiadas, por los que se deviene capaz de enmascarar, hasta hacerla irreconocible, la función que desarrolla un aparato. 2. Elucubración realizada por un arquitecto de avanzada edad en una servilleta, y que genera un montón de actividad para poder llevarla a efecto, ya que, a priori, no resulta viable, ni técnica ni económicamente.

Copia. 1. Creación de la que se conoce el original, por lo que no ha podido pasar por tal. 2. Obra que un artesano hace a partir de lo realizado por un artista y que, a pesar de consumir mucho más tiempo de ejecución, tiene un valor reducido.

(continuará)

Mi Diccionario desvergonzado: apariencia, compartir, puro, entierro, alta, bestia, soplo, olfato

apariencia.- 1. Procedimiento empírico que se utilizar para disimular las propias carencias, y que se suele rentabilizar exagerando las del prójimo. 2. Aspecto agradable que presenta una mercancía en el comercio, hasta que se llega con ella a casa y se comprueban, bien sus defectos, bien que no se necesitaba para nada. 3. En plural, forma de juzgar una situación contra toda experiencia.

compartir.- 1. Guardar para sí lo mejor de un  conjunto. 2. Propuesta que hace quien no tiene nada que perder.

puro.- 1. Cuando se trata de meter, amenaza que no se tiene propósito de cumplir. 2. Cuando se trata de sacar, cilindro de tabaco que se guarda en una petaca y que tiene la ventaja sobre los cigarrillos que no es preciso ofrecérselo a nadie, aunque los que rodean al fumador pueden toser gratis con los humos que se despiden.

entierro.- 1. Poner punto final a una disputa o diferencia, empezando una nueva vía para crear otras. 2. Forma de olvidarse de la mayor parte de los que fallecen, en un acto más o menos multitudinario. 3. De forma figurada, y formulado como pregunta a quien pretende acudir con sus opiniones o juicios a una discusión, manera de desvelar que la vela que se aporta no tiene cabida.

alta.- 1. Liberación que recibe el paciente que ha estado retenido algún tiempo en un Hospital, y por la que se le hace ver que está curado. 2. Antiguamente, señora que sacaba la cabeza por encima de la de su marido. 3. Situación de la Bolsa de valores antes de que los cuidadores de algunas acciones recojan beneficios con las inversiones de los crédulos.

bestia.- 1. Tipo con aspecto patibulario que normalmente es, no solo inofensivo, sino inocente. 2. Tipo con aspecto delicado que suele tener, no solo el colmillo retorcido, sino mala leche. 3. Cualquiera de los animales cuadrúpedos en una explotación agrícola, incluso algunos de los bípedos.

soplo.- 1. Confesión que un delincuente realiza a un agente del orden, para que haga con ella lo que le parezca. 2. Sonido, emanado del corazón, que se detecta por los médicos cardiólogos cuando no descubren ninguna otra cosa.

olfato.- 1. Perspicacia para descubrir las triquiñuelas de un negocio, que solo utilizan -salvo excepciones-  los que tiene pocos escrúpulos. 2. Dícese del cargo público a quien ha tocado la lotería varias veces, lo que le permite, al menos durante cierto tiempo, vivir holgadamente.

(continuará)

 

Mi Diccionario desvergonzado: líder, cargo, ópera, reforma, verano, profesor, carácter, mito, deuda

Líder.-1. Dirigente de una agrupación política que ha tenido una larga trayectoria personal en otros partidos, normalmente situados a gran distancia ideológica de sus actuales principios confesos, en los que aprendió vocabulario, actitudes y destreza en disimular sus propias creencias, adaptándolas a la previsible mayoría. 2. Deportista de cierta competición extremadamente aburrida como espectáculo, que lleva casi desde los primeros momentos una camiseta de color amarillo chillón, para que se le distinga durante la conexión telesiva, referencia visual infalible para facilitar la siesta. 3. Persona a la que se atribuye carisma, pretensión de propiedades mágicas que actúa como placebo colectivo.

Cargo.- 1. Cantidad que una entidad financiera hace figurar como pasivo en la cuenta corriente y de la que los expertos aconsejan analizar con atención su procedencia y cuantía, lo que demostraría la desconfianza experimentada de sus titulares 2. Persona que cobra más que las demás en un grupo, como resultado de lo cual, esto deben aplicarse con mayor intensidad para justificar su sueldo de él y el sueldo de lo suyo. 3. Buque de mercancías preferido por los polizontes en las travesías por mar.

Opera.- 1.- Culta combinación de música y canto cuyo argumento no es necesario conocer, ya que lo que lo única que cambia son los interpretes. 2. Edificio bastante antiguo en el que se representan obras teatrales y se proyectan películas, y en  la que, sin que se conozca la razón, si, por casualidad, la obra representada es justamente una ópera, se debe acudir luciendo el mismo traje que si se asistiera a una boda.

Reforma. 1. Eliminación del gotelé en un piso para sustituirlo por pintura al temple, que se realiza por inmigrantes y se paga con dinero negro. 2. Cambio o renovación, incluso con material nuevo, bien en la cocina (cimera,  grifería y frigorífico), bien en el aseo de invitados (eliminación del bidé). 3. Modificación de la cúpula directiva en un partido político, sin interés externo. .

Verano. 1. Tiempo comprendido entre un propósito de hacer múltiples cosas y la comprobación de que no se han hecho. 2. Se dice que falta a aquella persona que no nos resulta simpática, como indicativo de lo que le falta para ser similar a nosotros. 3. Época del año que las familias con hijos pequeños aprovechan para acercarse a una playa y untarse con cremas propias mientras huelen sudor ajeno.

 Profesor.-1. Maestro que da clases particulares, mediante remuneración adecuada, de una asignatura árida y de la que, por fortuna, suele conocer los trucos del titular de la misma en la Universidad o Institución de enseñanza, incluido, el libro de donde extrae los problemas de examen. 2. Virtuoso de un instrumento, que toca en una orquesta de renombre, y que da clases a alumnos poco dotados de cualquier otro, para ganarse la vida.

Carácter.-1- Exageración para referirse a personas que alardean de mucho remango, lo que suele provocar su aislamiento. 2. Símbolo del teclado sin mucha utilización, salvo tres o cuatro que nunca están en el sitio adecuado.

Mito.- Elucubración increíble, tenida por falsa, salvo que los responsables de interpretar los designios divinos lo declaren dogma.

Deuda. 1. Ingente cantidad de dinero que, por designio irrefutable, deben los países pobres a los que les están explotando. 2.Entre particulares, cantidad de dinero que suele olvidar el que lo ha recibo, y que permanece indeleble en la memoria del que lo ha entregado, hasta que se salde. 3. Formulismo arcaizante por el que quien ha recibido un favor o atención -típicamente, un puesto de trabajo- expresa su ferviente deseo de no tener jamás que corresponderlo.

(continúará).