Soneto a un yihadista

En el nombre de Dios deja de juzgar.
No pretendas ampararte en tu creencia
cuando lo que te dirige es la demencia
de fanáticos que acuden a inventar
mandatos del más allá para captar
adeptos crédulos a la indecencia
de que inmolando a otros, residencia
se obtendrá del Paraíso, viejo cantar
carente de la mínima vigencia
que hoy repugna no ya a ética, a un altar
en que se venere la divina ausencia
con respeto a los demás. Hazte tratar
tu fijación, pide ayuda en conciencia,
mas, si quieres morir, hazlo sin matar.

4 de junio 2017 @angelmanuelarias

Comments

  1. Luis T. says

    buenas noches,

    me gustaría destacar:
    — es en nombre de Dios
    — más, si quieres morir, hazlo sin matar.

    saludos.

    • amarias says

      Luis, resulta siempre atractivo para el autor de un poema que un lector destaque algunas frases o ideas del mismo. De las dos que sitúas en el candelero de la atención, quisiera ofrecer, por mi parte, dos precisiones: 1) “En nombre de Dios deja de matar” es diferente de “En nombre de Dios, deja de matar”. Yo no invoco a Dios, sino que advierto al asesino que no utilice esa advocación. 2) “Mas, si quieres morir, hazlo sin matar”, no lleva acento en Más. Empleo la conjunción adversativa.
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *