Coño con la próstata

La economía de recursos -incluido el óptimo aprovechamiento de los espacios- con la que la naturaleza tiende a resolver las cuestiones que la evolución le plantea, ha llevado, sin duda, a que en los mamíferos machos la glándula llamada próstata se vea atravesada por un conducto de evacuación del trabajo depurador de los riñones, la uretra.

Así es, por supuesto, en el hombre. Cuando, por cualquier razón -envejecimiento, tensión emocional o tumoral- la hinchazón de la próstata presiona dramáticamente sobre la uretra, se dificulta primero la micción, se hace frecuente la necesidad de atender al alivio de la vejiga y, en caso extremo, la situación puede alcanzar progresivo envilecimiento, hasta llegar al colapso de la función renal, proceso al que la terminología médica ha caracterizado con los acrósticos RUA (Retención urinaria aguda), IRA (Insuficiencia renal aguda)  y RAO y FRA (Retención aguda de orina y Fracaso renal agudo).

Para evitar la complicación del proceso, que se presenta de forma natural en casi el cien por cien de los varones con el avanzar de la edad, es de todo punto aconsejable la observación regular de la glándula y el análisis de los parámetros que ayudan a detectar y delatar posibles anomalías, para atajar cualquier problema antes de que el deterioro alcance mayor gravedad, e incluso pueda provocar una situación irreversible (la muerte).

Veo grandes similitudes, por supuesto, de orden metafórico, entre este proceso biológico y la evolución político-sociológica de la llamada cuestión catalana. Para el actual lector de estas líneas, Cataluña se halla inmersa en un proceso secesionista, propiciado por una exigüa mayoría favorable a la independencia en el Parlament, surgida de unas elecciones desarrolladas en un clima extraordinario de crispación y desentendimiento entre los responsables de las instituciones del Estado.

Una situación grave, calificable de RAO (Retención aguda de opciones) y FRA (Fracaso reconductor agudo). Para quienes entienden que la cuestión debería remitirse a la consideración inequívoca de Catalunya como nación, y consideran que este es un derecho incuestionable a decretar de forma autónoma su independencia, no vendrá de más recordar la diferencia entre “pueblo” y “nación”.

Todos somos, y a mucha honra, gente de pueblo, que es el lugar en donde tuvimos nuestro origen y hemos crecido en infancia y pubertad, y es el sitio a donde acudimos para refrescar los contactos con lo que nos une a nuestros mayores, a nuestros difuntos, a nuestros amigos infantiles. Nación es otra cosa, un elemento artificial, en el que se amalgaman intereses políticos, económicos y de frontera, y en el que es posible integrar a gentes que no tienen nada en común y, por supuesto, carecen de un pueblo que compartir.

Cataluña ha sido y es una región prostática, con dificultades para evacuar sus comprensibles -diría que es de bien nacidos amar y defender tradiciones, lengua y usos- impulsos individualistas. Tuvo un episodio muy grave, en época relativamente reciente, -de 1931 a 1940- que tuvo por protagonistas a Francesc Macià (fallecido en 1933, quien defendió una Cataluña integrada en una Federación de repúblicas españolas) y a Lluís Companys (quien proclamó el Estado Catalán en octubre de 1934, sueño independentista que fue sofocado sin sangre por el general Batet en pocos días, aunque resurgió con fuerza propia con ocasión del levantamiento anticonstitucional de parte del Ejército contra el Gobierno de la República).

La inflamación independentista sometió a gran sufrimiento a Cataluña, y el visionario Companys fue fusilado por el gobierno franquista en 1940, después de ser entregado desde Francia por la Gestapo. La medicina aplicada por el gobierno de Franco tras la guerra incivil no sirvió más que para poner unos paños calientes sobre la glándula catalana.

Supongo que hay una parte de la sociedad que vive en Cataluña y, posiblemente, una mayoría de españoles que viven fuera de ese territorio, desean una drástica intervención -judicial, y hasta militar- que ponga fin a la tensión de una vez.

No me parece que por la vía judicial (constitucional, administrativa o penal) haya muchas opciones de tranquilizar a la sociedad catalana más beligerante, encelada con promesas cuyo análisis nadie puede defender con absoluta credibilidad. Veo opciones a la intervención por la fuerza (no estrictamente militar, aunque con su apoyo), lo que no supone sino confirmar el fracaso de los que lideran las corrientes unidad del Estado español y secesión sin paliativos.

Pero, como pacífico y en tanto que acostumbrado a negociar en aguas densas, por el momento, yo aconsejo que se le ponga una sonda de inmediato al tema catalán, y se evacúe por ella el líquido retenido, que ahora ocupa una vejiga desmesurada y presiona cruelmente sobre los riñones.

Con tanta carga emocional no se puede pensar en soluciones. Claro que, para que se adopte la medida de introducir a Cataluña una sonda que, atravesando próstata y uréteres, llegue hasta la base de la vejiga, hace falta que el paciente se deje y que exista un equipo médico capaz de generar la confianza de que todo tendrá una solución feliz. Hablamos de credibilidad recíproca, intención serena, objetivos claros, propósito de pactar desde la negociación.

Con un Presidente de Gobierno que parece un residente de primer año y un President en funciones de la Generalitat que, como una esposa angustiada, no ve más solución que cambiar al enfermo de hospital, sin importar donde, no me parece que se esté en vías de solución, sino en grave peligro de catástrofe. ¿Quién habrá de perder? La Historia es tan clara al respecto, que solo pediría que quien tenga dudas, se atreva a poner nuevos nombres a los viejos collares.

 

Ingenieros en la Sanidad (3)

(Este Comentario forma parte de otros con el mismo título, numerados correlativamente)

Ignacio Ayerdi, también teleco, Director de Philips Healthcare Iberia, hizo un repaso tan entretenido como foramtivo por la evolución de los aparatos utilizados en medicina para la exploración del cuerpo humano. De la evolución de los Rayos X -dijo- “todos los presentes nos hemos beneficiado en algún momento de nuestra vida” Hace 15 años de desarrollaron los detectores digitales electrónicos, reduciendo las dosis -detectores más sensibles-, y permitiendo separar las fases de obtención de la imagen y su archivo, abriendo al opción de volver a verla, cuya repercusión es imaginable.

El 65% de las imágenes médicas son todavía, radiografías. La ecografía es, después de los Rayos X, la siguiente fuente más utilizada para hacer visible el interior del cuerpo, gracias a las ondas ultrasónicas. Las primeras aplicaciones fueron en neurocuurugía, y las veríamos hoy como muyy elementales: se trataba de conocer el desplazamiento de la línea media del cerebro ante una intervención quirúrgica.

La ecografía presenta, sin embargo, sirve solo para detectar las partes blandas del organismo, pues tiene “dos enemigos”: el hueso y el aire; esto no ha impedido que sea una herramienta fundamental en obstetricia, por ejemplo, ¿quién no ha vista imágenes impactantes de fetos humanos tomadas en el seno materno donde están evolucionando? Actualmente, no solo se obtienen imágenes tridimensionales perfectas, sino que el móvil permite acercar el equipo al paciente (o a los futuros padres, en el caso concreto indicado).

La aportación de Hounsfield (y de los Beatles!) la juzga Ayerdi fundamental en el desarrollo de la TAC. Los ratos X no distinguen diferencias de densidad en los tejidos; aunque se diseñaron equipos que utilizaban ingeniosos parámetros, como la tomografía, su complejidad mecánica los hacía poco versátiles (1) .

La TAC (Tomografía Axial Computarizada) permitió (1970) realizar proyecciones múltiples, aplicando trasnformadas de Fourier para la reconstrucción de la imagen. Se pueden conseguir, hoy, exquisitas imágenes en menos de 1 segundo y, aunque las dosis necesarias fueron cuestionadas, con coberturas en la gama alta de 16cm, en 0,2-0,3 s son necesarias dosis de unos pocos milisievert (superiores a las de una radiografía, pero aceptables) (2)

La investigación tecnológica aplicada a la medicina prosiguió con la medicina nuclear (que combina radiofármacos, productos que contienen isótopos que proporcionan imágenes, también, en este caso con carácter más funcional que anatómico). Se han desarrollado equipos qe suministran imágenes híbridas (combinación de TAC y gamma-cámaras). Proyectos como el High View XCT, Geonomic TF Big Bone PET/TC, o el Whole Body PET/MR 3TMR Performance son ejemplos (el primero, en fase de retirada) de esos avances. (3)

El desarrollo de la RM (Resonancia Magnética) se basa en que, cuando el cuerpo humano se somete a la acción de un fuerte campo mgnético, el agua que contiene se polariza. Por la técnica de gradientes, se excita la zona a examinar por radiofrecuencia y se accede a la imagen muy nítida de la misma, gracias al empleo de longitudes de onda muy largas que pueden atravesar los huesos: una paradoja del máximo interés médico-científico. La RM se convierte así en la técnica que mejor discrimina entre tejidos, porque detecta el contraste natural sin efectos ionizantes. Pero como es muy costosa, el facultativo debe decidir la conveniencia de su empleo; para el paciente, los equipos son aún incómodos, anque se está mejorando aceleradamente el diseño.

La apasionante conferencia de Ayerdi no se detuvo ahí. “En áreas metabólicas o moleculares tenemos campo para la evolución, hacia la terapia”. El radiólogo ha cambiado su formación y se comporta más como un ingeniero, que es el campo al que debe su actual existencia. Pronto influirá en el diagnóstico, y mucho, la imagen molecular, y “al combinar la información anatómica con la celular, el poder del radiólogo será aún mayor, pudiendo abordarse al paciente de una manera holística. Vamos a la medicina de las 4 Ps: predicción, prevención, personalización y participación.

¿Acabó ahí su exposición, ya ampliamente consumidos sus 20 minutos de intervención?. No. Ayerdi trazó el esquema de las “terpias ablativas, sin incisión”, una cirujía que no necesitará destruir más que las células afectadas o dañinas, ya empleada en terapas de cáncer, tratamiento de enfermedades de la próstata, huesoss (Hypertechincal Chemical, Rad Onc Hyperthermic). Las RM ultraabiertas posibilitan la introducción de catéteres no ya únicamente con RX, sino con resonancia. Estamos ante la integración del acelerador lineal de partículas, combinado con resonancia.

Ya sin resuello, por la voluntad de resumir cuanto sabía en una píldora informativa de excepcional calidad, Ayerdi expresó: “La longevidad ha aumentado, en los últimos 170 años, en 6 horas cada día”. Gracias a la medicina, combinada con la ingeniería. Y yo añado: un campo excelente de trabajo para los ingenieros, con un futuro tan apasionante como prometedoramente eficaz. “La tecnología es parte de la solución: hasta no hace mucho, la tecnología médica se concentraba en prescribir la alimentación correcta y en fármacos que disminuían o eliminaban los procesos infecciosos.” Los ingenieros tenemos que trabajar más junto a los médicos: hay mucho que hacer.

(continuará)

————
(1) La aportación indirecta de los Beatles, y el éxito de su Love me Do forma parte de la historia de la EMI (Electrical and Musical Industries Ltd), que entonces era una compañía tecnológica que investigaba en la electrónica, y no solo para la industria musical. Godfrey Hounsfield, era el jefe del equipo que estaba desarrollando memorias de ordenador accesibles en tiempo real, proyecto costoso e inasumible para la compañía…hasta que los Beatles se convirtieron en un fenómeno sin precedentes.

(2) El símbolo del milisievert es mSv, y mide la dosis de radiación absorbida por la materia viva, corregida, en su caso, por los efectos biológicos. 1 Sv es equivalente a un Julio por kilogramo (J kg-1), un paso por el escáner CT equivale a una radiación de 6.9 mSv. Por debajo de 0,5Sv no se han detectado efectos sobre el ser humano.

(3) PET son las iniciales de Positron Emisor Tomography. Hoy existen equipos con multitransmisión, y de cuerpo entero, que combinan resonancia y PET, como el Achiever 3.0TXMR. El tiempo de adquisición se ha reducido de la hora necesaria hace pocos años, a los 5 min actuales.

(continuará)

Ingenieros en la Sanidad (1)

El Colegio de Médicos de Madrid (ICOMEM) y el Comité de Ingeniería y Sociedad de la Información del IIE celebraron el 10 de junio de 2013 la Segunda Jornada de un ciclo dedicado a “La medicina moderna: Sinergia entre médicos e ingenieros”.

Fue una Jornada memorable, ilustrativa, bien documentada. De esas que te abren los ojos acerca de lo que ignoras, animándote a profundizar más y, porqué no, a difundir el mensaje. Supongo que las ponencias podrán encontrarse en la web del IIE o del Colegio de médicos y, por eso, y por la extensión que debería dar a este Comentario, renuncio a resumirlas, aunque sí trataré de trasladar aquí algunos de los aspectos que más me sedujeron de las magníficas presentaciones de todos los intervinientes.

Sorprendentemente, había poco público en el “Pequeño anfiteatro del ICOMEM”. Más sorprendentemente aún, los médicos que asistían al acto eran muy pocos, superados en número por los ingenieros. También, y como es habitual en las Jornadas y Simposia que se realizan en Madrid, predominaban las canas. Tenemos mucho paro juvenil, pero parece que los más jóvenes tienen dificultades para orientarse hacia las oportunidades de futuro.

Está España en una buena posición en el marco de la e-Salud, “comparables con los de cualquier país” (Carlos Hernández Salvador, teleco, responsable actualmente de la Unidad de Investigación en Telemedicina y e-Salud del Instituto de Salud de la Carlos III), con un montante en inversión y gasto creciente desde 2008 (446 Mill€) hasta 2012 (más de 700 Mill€) y que, a pesar de la crisis alcanzará más de 600 Mill€ en 2013.

Casi el 100% de los centros de salud españoles tienen hoy informatizadas las historias clínicas, aunque algunas CCAA tienen que mejorar la compatibilidad total de sus archivos, para que sean accesibles desde cualquier Centro Hospitalario. La integración es más importante en la atención primaria (90%) que en los Hospitales (50-60%). En el campo de la receta electrónica, la mitad de las CCAA la tienen implantada. En dispensación las cifras son ínferiores (38%) y vuelven a subir en prescripción (50%), pero el ciclo completo (prescripción más dispensación) solo está en servicio en el 5%.

20,2 Millones de citas (el 5,1% del total) se han concertado por internet. Es decir, hay amplio campo de crecimiento, porque la disponibilidad para hacerlo es ya total.

Respecto a la influencia de las tics, no se dispone de suficientes datos y los que hay no tienen toda la fiabilidad, para evaluarla. Según un estudio realizado por la Universidad de California (Chaudry et alt., “Improving Patient Care”), el mayor benefcio estaría en la reducción del tiempo de atención, en tanto que respecto al proveedor de la asistencia (el personal sanitario), el beneficio aparece como dudoso. En todo caso, el análisis de los datos está enfocado hacia la industria farmacéutica.

Otro estudio, realizado por miembros del Imperial Colege of London (Paglieri et alt.), encuentra que “el coste-efectividad está aún por demostrar”, reconociendo como ejemplo estrella el de la telemonitorización, con la utilización de las tecnologías de internet para realizar un seguimiento y control extra-hospitalario.

De la literatura científica, referido al tratamiento de problemas de insuficiencia cardíaca, apnta Carlos Hernández Salvador que se detecta “un verdadero descontrol” respecto a las ventajas, afirmando una parte de los entrevistados que es efectivo y otros, lo contrario. “La telemonitorización sería efectiva en el 21% de los ejemplos analizados, siendo clara la disminución de las consultas presenciales”. Para los casos de enfermedades respiratorias, síndrome de epoc, etc., algún estudio no encuentra mejoras en la calidad de vida de los pacientes.

H. Salvador define la situación como “de gran actividad en investigación, desarrollo e innovación, en especial, para servicios ubicuos (el propio domicilio como lugar asistencial para seguimiento y control), personalizados y basados en la evidencia”.

(continuará)

El bidé es inocente

Estaba leyendo algo sobre las ventajas del bidé frente al papel higiénico para conseguir una limpieza más integral y económica después de ese acto natural por el que se expelen (a veces, no sin dolor) los desechos de la máquina térmica que llevamos integrada en el yo, cuando tuve una revelación de esas que podrían llamarse…escatológicas.

Ahorrando detalles que pueden resultar molestos a espíritus finos, y restringiéndonos a la función que he glosado en el primer párrafo de este comentario, papel higiénico y bidé ofrecen la solución al mismo problema.

Uno de ellos (el bidé) precisa de una inversión inicial (que puede llegar, incluída la conexión a la red de agua y saneamiento a los 300-400 euros, aunque se pueden encontrar de plástico portátiles, muy monos, por poco más de 10 euros), y el acceso al agua limpia, al menos de unos 20-30 litros/día, es decir, 9-10 m3/año, que cabe multplicar por 4 para una familia tipo ; calculando a 1 euro el m3, y una amortización del bidé (no gastaría más de 60 euros) a 10 años, se puede pensar en un gasto por unidad familiar del orden de los 40-50 euros/año.

La otra opción (el papel higiénico, ya que descartaremos, por encontrarnos en un análisis académico, la hoja de periódico, la de parra y el empleo estrafalario eventual de billetes de banco), no precisa inversión inicial y su uso cuantitativo específico depende de la meticulosidad (dicho sin segundas) del usario. Un precio aceptable por rollito es el de 0,25 euros, no siendo desproporcionado adivinar que la familia tipo no dejará de desembolsar anualmente los 40-50 euros.

He hecho el peinado y afinado de estos modestos cálculos a propósito para que las cantidades en unidades monetarias resultantes sean iguales. La elección, si se restringe el debate a términos económicos será simplemente cuestión de gustos.

Ah, pero si se atiende a los resultades, no hay como el bidé. Es algo que cualquiera sabe, sin necesidad de demostración. Es más, es lo que hacemos para limpiarnos las manos: usamos el agua, no el papel.

Estaba dándole vueltas a la aplicación práctica de estas aparentemente anodidas reflexiones, cuando comprendí el mensaje interior, como en una parábola: el objetivo (limpiarse el culo) es equivalente a la necesidad de desarrollar la economía; el papel higiénico es la opción neoliberal para cubrir ese objetivo (depender de un fabricante y crear antes la necesidad, adornándola de fragancias y texturas).

No, no el bidé no es la opción socialdemocráta, es, simplemente, la mejor, desde el punto de vista de comodidad, sanidad, eficacia y respeto ambiental. Es, sin duda alguna la que decidiría quien, con toda la información y dsponiendo de libertad, atendiera únicamente al objetivo sin dejarse emponzoñar por la publicidad o la costumbre.

El bidé, concluyo, es inocente; es solo una opción un instrumento, aunque, objetivamente, no tiene parangón. Muchos la desprecian, aún teniéndola enfrente, disponible: una inversión realizada inútil. Otros se sientan a su lado, y se lavan en él solo los pies, un uso ineficiente. Hay quien sigue creyendo, porque es lo que lo que dijeron de niño, que es para asuntos de mujeres y que se encuentra como mobiliario fijo en las habitaciones de alquiler por horas, un perjuicio malsano.

(Por cierto: producto de fabricación nacional, muy estimado entre los PIGS, y, por ende, despreciado en Alemania, en donde creo que incluso utilizan el papel de fumar -Frau Merkel me perdone, bitte um Entshuldigung- para cogérnoslas.)

Todólogos sin fronteras

Estaba hojeando la revista Telva de abril de 2013, haciendo lo que supongo hacemos casi todos cuando una publicación de esta naturaleza cae en nuestras manos, que es “mirar los santos” (especialmente las de mozas que nos mueven impulsos pecadores), cuando me topé con una entrevista a Pedro Cavadas, el especialista en cirujía reconstructiva más famoso de España.

Tengo curiosidad persistente sobre este personaje al que tenía situado, sin conocerlo personalmente, a medio camino entre la pose y el morbo, en la tierra de nadie de los que han encontrado un hueco personal para vivir resolviendo complicaciones. Así que me devoré el juego de preguntas y respuestas, mientras sorbía el primer café de esta mañana.

Cavadas explica en la entrevista que se va dos veces al año a Kenia, en lo que considera sus “ejercicios espirituales”, y que allí “practicará la especialidad de la todología”. “Opero lo que sea. Allí soy su única oportunidad”.

Solo quienes hayan tenido que vérselas con un problema serio sin tiempo para analizarlo completamente, sin tener a quien acudir para consultar una opinión o echarle la culpa si el asunto falla, y sin los medios y el equipo humano del que uno dispone si está en su ambiente habitual, saben lo que es practicar la todología.

El todólogo Cavadas es miembro distinguido del Cuadro de Honor de los que, además de haberse especializado en una materia para convertirse en una referencia, no han olvidado que las raíces de la sabiduría están en la todología de cada ciencia; estar preparado para resolver el problema básico, conocer por qué se hacen las cosas.

Ser adicto a esa filosofía seguro que tiene aplicación tanto en Kenia como en Manises, el pueblo en donde tiene su Fundación de Cirujía Reconstructiva, una referencia médica mundial.

Un revulsivo, también, con todo mi respeto y admiración hacia Pedro Cavadas, para quienes creen que no hay otro medio de rentabilizar lo que se sabe que el dinero.